← TODAS LAS PUBLICACIONES

Pura Tirta Empul: Ritual de Purificación en Bali

February 7th, 2019 | RITOS, TRADICIONES, COSTUMBRES

Entre muchas de las cosas que puedes hacer en la maravillosa isla de Bali, tu viaje o vacaciones de bienestar no puede estar completo sin realizar uno de los rituales más importantes de la isla: el ritual de Purificación. Si quieres una experiencia única durante tus vacaciones, el sitio por excelencia para ello es el Templo Sagrado de Pura Tirta Empul, que significa “Manantial Sagrado”. ¡Dicen que con que realices el ritual una sola vez ya estás purificado para toda tu vida!

Este templo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2012. El origen de dicho templo se remonta al año 962 d.C, fundado durante la dinastía Warmadewa. Cuenta la leyenda que Tirta Empul fue creado por el rey de los dioses, cuyo nombre es Inda. Inda decidió perforar la tierra para así crear un manantial sagrado del que manara el elixir de la inmortalidad, y así, poder recuperar las fuerzas después de ser envenenado por el malvado Mayadanawa. Durante los más de mil años desde la construcción del templo, los peregrinos no han dejado de asistir a él para purificarse y sanarse.

El agua del templo, que es dedicado a Vishnu, dios hindú de la conciencia suprema Narayana, mana del río Pakerisan. Tirta Empul tiene una estructura de petirtaan o baño y consta de tres partes:

La primera de ellas es llamada patio o Jaba Pura y es por donde se accede al templo. En esta parte podemos encontrar una piscina llena de peces Koi enormes, aunque no es de extrañar ya que en dicha piscina veremos a multitud de peregrinos dando de comer a los peces. 

La segunda parte, llamada Jaba Tengah, contiene las tres piscinas donde se lleva a cabo el ritual de purificación del agua. Dichas piscinas contienen múltiples duchas respectivamente, cada una de ellas con un significado distinto. Dentro de dichas piscinas, donde el agua está bastante fría, todo hay que decirlo, podemos encontrar multitud de peces Koi, pero tranquilos, ¡son inofensivos!. 

Por último nos encontramos con un jardín interior, desde donde se ve brotar con total claridad el agua desde el suelo, en forma de pequeños geiseres. En esta zona también podemos encontrar un recinto que no es posible visitar por los turistas, aunque sí podemos contemplarlo desde lejos. En dicho recinto los peregrinos rezan y realizan ofrendas, por lo que por respeto e intimidad, la entrada está prohibida para todo aquel que no tenga como intención rezar. Todo el recinto es hipnótico, no solamente por la arquitectura del mismo, decorado típicamente con multitud de estatuas, puertas balinesas y piedra negra, sino también por todas las personas que lo realizan, el sonido del agua brotando de las fuentes y el incienso presente en cada rincón.

Dentro de la envolvente atmósfera de todo el templo, la parte más importante es la de Jaba Tengah, donde podemos encontrar peregrinos llevando a cabo el ritual y también algún que otro turista.

Antes de empezar el ritual es necesario vestir apropiadamente: bien vistiendo un sarong propio o alquilando uno dentro del propio recinto. Está prohibido acceder a las piscinas con el sarong que se nos proporciona en la entrada. Antes de entrar a las mismas, encontramos unos baños donde es posible alquilar un sarong, cambiarnos de ropa si disponemos de uno propio, y además la posibilidad de alquilar una taquilla para dejar nuestras cosas bien guardadas. Si no sabes cómo colocarte tu sarong, el personal del templo estará más que encantado en indicarte cómo hacerlo. Está prohibido acceder a las piscinas sin el pelo recogido en el caso de que tengamos el pelo largo, y además, en la puerta de acceso al mismo, te indican que tampoco puedes acceder si, en caso de ser mujer, tienes la menstruación. Esto lo veremos en repetidas ocasiones en multitud de templos.

Como consejo antes de comenzar el ritual, tenemos que decir que lo mejor es tomarnos nuestro tiempo, ajustar nuestra respiración y dejarnos impregnar por el entorno sagrado en el que estamos. El ritual comienza haciendo una ofrenda y realizando un periodo de meditación interno, en el que se reflexiona acerca del por qué se está realizando el ritual y el sentido que este tiene para cada uno. La ofrenda, un canang sari, se coloca en el pequeño altar que se encuentra fuera de la piscina. Una de las cosas que más sorprendes a aquellos que van a la isla de Bali por primera vez son las pequeñas ofrendas que se encuentran en cada rincón. Dichas ofrendas, que se colocan dentro de un recipiente cuadrado confeccionado con hojas, contienen flores, arroz, algún dulce, alguna moneda  y por supuesto, incienso. 

Después de esto podremos acceder a las piscinas. Una vez dentro de ellas podremos parar en cada una de las duchas y realizar el ritual: 

· La primera parte del baño consiste en decir tres veces OM en posición de rezo, es decir, con las palmas de nuestras manos juntas y los pulgares tocando nuestra frente.

· Posteriormente hay que recoger agua de la fuente y limpiarnos la cara con la misma.

· El siguiente paso consiste en beber tres pequeños sorbitos de la fuente o, en su defecto, enjuagarnos la boca con el agua. Tranquilos, es agua pura y no os pondréis enfermos J

· Por último tenemos que poner la cabeza debajo de la fuente tanto tiempo como queramos y, posteriormente, pasar a la siguiente.

Este ritual debe ser repetido en cada una de las fuentes. Aunque la primera piscina conste de 12 fuentes, únicamente se llevará a cabo el ritual en 11 de ellas. ¿Por qué? Esto se debe a que una de ellas está dedicada a las ofrendas de los muertos. Es decir, solamente se realiza el ritual en la fuente de la cremación si un familiar quiere dejar una ofrenda a un pariente que ha fallecido. Se puede diferenciar ya que están decoradas con una esvástica invertida: símbolo de la reencarnación o  Samsara en el hinduismo. No está permitido coger agua directamente de dichas fuentes, pero si se puede recoger el agua con una botella para, más tarde, derramarla sobre la pira funeraria del difunto. La última piscina es dedicada a aquellos que están construyendo una casa, emprendiendo un negocio o esperando el nacimiento de un hijo entre otros. Es por ello que no todos los que realizan el ritual se purifican también en las últimas fuentes.

Los locales, que creen que el agua del templo tiene poderes mágicos curativos, acuden a él acompañados de familiares y amigos. Hay que tener en cuenta que para ellos el templo es sagrado y muy importante. Por supuesto, los turistas siempre son bienvenidos, siempre y cuando se realice el ritual desde el respeto y atendiendo a las normas de vestimenta del mismo. Para realizar el rito, evitar ofensas, pero sobre todo, entender cada fase y detalle del mismo, es recomendable estar acompañado por un guía local. De lo contrario, solo estaremos derramando agua sobre nuestras cabezas y estaremos olvidando la importancia del enriquecimiento cultural ;). Muchos se sienten ofendidos cuando ven a alguien meterse en las piscinas únicamente para hacerse una foto, ya que va en contra de su religión y sus creencias, y sienten que no se está tomando en serio un lugar sagrado con más de 1000 años de historia.

Como anécdota personal, el chico que nos explicó todo el ritual nos contó que él mismo fue sanado. Tras pasar por problemas con el alcohol y además, problemas de ansiedad y estrés, nos reveló que realizo la purificación durante 30 días seguidos y que, tras finalizarla, se curó. Como veis, para los peregrinos que se desplazan hasta Pura Tirta Empul para realizar la purificación, el sentido de la misma es verdaderamente importante. Es por ello que no les gusta que se tome a broma o se realice de manera inadecuada. 

Como tips antes de realizar la visita al Pura Tirta Empul tenemos que decir que se encuentra a unos 15 km de la ciudad de Ubud, aunque la isla cuenta con varios templos menos masificados destinados a este ritual. Tirta Empul encuentra muy cerca de las famosas terrazas de arroz de Tegallalang por lo que se pueden visitar ambos lugares en una mañana. Además, la carretera está en buen estado.  El templo está abierto desde las 7 AM hasta las 6 PM. Si quieres disfrutar de él y realizar el ritual en un ambiente, si cabe, más especial, te recomendamos que acudas antes de las 10 AM. También evitar fiestas importantes hindúes o fines de semana, puesto que los peregrinos acuden en masa para purificarse. También verás carteles donde se indica que está prohibido subirse a los muros del templo. Como en todos los templos, es necesario llevar las piernas cubiertas, tanto hombres como mujeres. En la puerta del templo os darán algo para cubriros si no tenéis vuestro propio pareo.

No dudéis en disfrutar de este maravilloso lugar y por supuesto, ¡contadnos que os ha parecido!

Blanca Piriz

The Yoga Lab, El Lab de Viajes de Bienestar

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

The Yoga Lab en Facebook The Yoga Lab en Linked In The Yoga Lab en Instagram